Cleanfulness, relajarte mientras limpias.

Cleanfulness, relajarte mientras limpias.

Sí, relajarte mientras limpias es posible. Así como existe el mindfulness que nos hace tener atención plena a cualquier experiencia presente, hoy te decimos que esta técnica puedes aplicarla a todo tipo de situaciones. Esa es su finalidad.

¿Qué es el cleanfulness? Mantener una casa limpia y ordenada hacer que nuestra vida sea más placentera y justo ese es el enfoque de esta experiencia, la atención plena y la apertura al momento mientras se realizan las tareas domésticas, o sea paz y tranquilidad mientras la casa se mantiene en orden. La finalidad es disfrutar y hacer una tradición el realizar pequeñas acciones cotidianas y encontrar bienestar y paz interior. Hay que recordar que cualquier momento vale para mantenernos serenos y en calma.

Algunos de los beneficios que esta practica trae es cambiar el chip de que hacer las tareas del hogar pase de ser una obligación aburrida o estresante a convertirse en un momento para actuar de forma consciente y traer beneficios para la salud y el bienestar. Al concentrar tu energía en realizar una tarea en la que tu mente se despeja te hace mantener un ambiente agradable, limpio y en orden ayudándote a conseguir tu momento zen, inclusive sin tener que meditar. Simplemente haciendo lo cotidiano.

Te compartiremos algunas claves de esta practica:

Planifica
Elige un tiempo para la limpieza para que forme parte de tu rutina semanal y así evitarás retrasos o contratiempos.

Respeta el tiempo
Destina el tiempo necesario para cada actividad, sin que te estreses por terminar todo el mismo día. Lo importante es hacerlas con la atención plena y sin prisas, escucha música y si puedes distribuye las tareas entre los demás miembros del hogar.

Se consciente
Disfruta tu presencia mientras realizas las actividades, enfoca tus sentidos a lo que haces en el momento y concentra tu energía en eso, ya sea lavar los platos, ordenar el cuarto o arreglar el jardín.

Abandona la autoexigencia
No se trata de limpiar a la perfección, sino de hacerlo con conciencia plena y así disfrutar del momento y lograr esa sensación de bienestar.