DIETA CETOGÉNICA

DIETA CETOGÉNICA

Como su nombre lo específica, una Dieta Cetogénica es aquella que se basa en el aporte de proteínas y grasas, reduciendo lo más posible la cantidad de carbohidratos a consumir para poder entrar en Cetosis. La cetosis es un estado metabólico en el que entra el cuerpo al no tener carbohidratos disponibles para utilizar como fuente de energía.
 
¿Cómo ocurre la oxidación de grasas en estas dietas? Les explicaré lo más sencillo posible. La glucosa es la principal fuente de energía para el cerebro y órganos vitales, sin embargo, cuando no hay glucosa disponible, el cuerpo tiene que obtener energía de otra forma y es cuando ocurre el catabolismo de las reservas de grasa utilizando las mismas como fuente de energía.

Durante este proceso el organismo se encarga de generar unas moléculas llamadas "cuerpos cetónicos" las cuáles tienen la función de proveer energía al cerebro y corazón. Así que es totalmente falso que el azúcar sea el único combustible para el cerebro.
 
Los macronutrientes en este tipo de planes de alimentación se pueden dividir de la siguiente manera:

Proteínas: 45-50%
Grasas: 35-40%
Hidratos de Carbono: 10-20%

Se recomienda que la cantidad de carbohidratos a consumir no supere los 50g totales en el día para que nuestro cuerpo entre en un estado de cetosis y que estos provengan principalmente de vegetales o alimentos con bajo índice glucémico. Sin embargo, existen personas que por elevada actividad física y gran eficacia metabólica pueden entrar en cetosis consumiendo entre 50 y 100g de carbs diariamente.

Otra de las claves a mencionar del porqué son tan efectivos este tipo de programas es debido a que mantienen los niveles de insulina estables, evitando de esta manera los picos en sangre de esta hormona. La insulina es una hormona que se encarga de meter el azúcar a nuestras células para ser utilizada como energía, lo relevante a conocer es que mientras haya insulina en la sangre, la oxidación de grasas se detiene; por esta manera es importante mantener controlados sus niveles en sangre, consumiendo inteligentemente los carbohidratos.
 
Las mujeres se pueden ver beneficiadas con este tipo de programas ya que ayuda a la eliminación de líquidos, incluso pueden llegar a bajar de 2 a 3 kg de pura agua en los primeros diez días, lo que ayudará a disminuir la celulitis y mejorar la textura de ciertas zonas como las caderas y glúteos.

Entonces, como ya vimos, no hay porqué alarmarse si tienes un plan de alimentación bajo en carbohidratos. Aunque, en lo personal, no me gusta eliminarlos por completo en ningún caso; prefiero simplemente disminuirlos y mandarlos en los mejores horarios para que puedan ser utilizados y no reservados como tejido adiposo.
 
En conclusión, la dieta cetógenica es una muy buena variante para llevar a cabo en la reducción de peso y grasa, pero tampoco debe ser vista como el remedio de las dietas, simplemente es un método diferente que se suma a la larga lista que ya tenemos disponible, como la dieta paleo, ayuno intermitente, asteriscos, ciclado de carbohidratos, etc.  Ninguna es mejor que otra, sólo son caminos diferentes que te van a llevar a tu objetivo si haces bien las cosas.
Nota adicional:
Es importante conocer los antecedentes del paciente antes de indicar un programa de este tipo, ya que están contraindicadas en patologías como daño renal y hepático y en anomalías de la glucemia o presión arterial.